Temporalidad

Tempus, Tiempo, Time, Timp, Temps, Tid, Tijd

Viendo esta imagen de la que fui testigo, y que congelé en el tiempo, no puedo no pensar más que en ti. Dulce traidor aversivo, que siempre escapas, y nunca alcanza mi razón a enjaularte. Fluyes aún cuando parece que el mar es aceite y el error se mantiene latente. Corres cuando el tic tac no se escucha, y te extiendes en el pesar de los que aún no se han dormido.

Tú, instrumento inútil, cuantificador de aspectos que de otra manera serían incalculables. Amigo de las mentiras y excusas; enemigo de los que luchan por destaparlas. ¿No eres tú quien guía el orden? o simplemente te ayudas de él para justificarte.

Te miro y te mido, te cuento y comento lo que hacer contigo. Pero sólo son sueños, sólo ilusiones limitadas por ti y por tu semejante, si es así como lo pienso.  NO! me niego a sostenerlo. Verás mi cara octogenaria llena de arrugas, escondite de los desafíos a los que hice frente. Serán arrugas llenas de placer, llenas de miedos, llenas de aventuras que consumieron mis egos, para postrarme ante ti, fuerte y entera.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *